Siguiendo el diseño del Barón Reinhard Koenig-Fachsenfeld y Helmut Schwandner, la empresa carrocera Wendler, ubicada en Reutlingen, en el estado federado de Baden-Wurtemberg construyó por encargo de Hans Kepler dos automóviles aerodinámicos basados en el BMW 328 que tras su construcción se consideraron un gran avance en el aerodinámica, aunque las mediciones en el túnel de viento realizadas en 1978  revelaron que el coeficiente de resistencia era de 0.44, relativamente alto para el diseño del vehículo, resultante entre otras cosas, de las ranuras de ventilación en el capó. Al reducir estos espacios, tal y como se planteaba en el diseño original, el coeficiente cayó por debajo de 0.40.

De gran valor económico debido a su exclusividad, tan sólo se deja ver en ocasiones especiales, como los concursos de elegancia de Villa d’este.

 

 


0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.