El BMW Z3 sabía cómo hacer una entrada. Acaparó toda la atención junto con Pierce Brosnan en la película de James Bond Golden Eye poco antes de su presentación en el año 1996. Esta introducción al público, combinada con el hecho de que el automóvil era el primer roadster moderno para el gran público de BMW, le dio al Z3 popularidad instantánea, y  logró que estuviese agotado antes de que el primer modelo llegara a los concesionarios.

El romance de Z3 con el público demostró ser duradero. Aunque montado sobre una suspensión trasera  anticuada de la Serie E30, el BMW Z3 fue sin embargo un roadster elegante y divertido que revitalizó el mercado de  deportivos asequibles. Inicialmente se ofreció con solo 1.9 litros de 138 caballos de potencia, y posteriormente con un 2.8 litros de 190 caballos de fuerza comenzó a estar disponible en 1997. (Podrían ser diferenciados por guardabarros traseros más amplios.) Este motor, con una entrega de potencia impecablemente suave y sonido distintivo,  hizo que el Z3 cobrase vida. La conducción era impecable. Y desde el punto de vista de la compra y la propiedad, el Z3 se ubicó a la perfección entre roadsters de nivel básico como el Mazda Miata MX-5 y modelos más fuera de alcance del público como el 911.

 

Aún así, el BMW Z3 tenía sus defectos. Algunos materiales interiores eran insatisfactorios y su habitáculo podría parecer pequeña para los conductores más grandes debido al gran volante  y al espejo retrovisor de gran tamaño. Los modelos convertibles también fueron dotados con una ventana trasera plástica que ensuciaba la imagen de lujo del automóvil al nublarse con el tiempo.

El BMW Z3 se fabricaba en USA

Como uno de los primeros vehículos en lanzarse desde la planta de BMW en Spartanburg, Carolina del Sur, el Z3 se construyó entre 1996-2002. En su primer año en el mercado, el Z3 vino en un solo modelo: un modelo base convertible impulsado por 1.9 litros en línea, de 138 CV. Las características estándar incluyen un reproductor de AM / FM / cassette y control de crucero. La transmisión manual de cinco velocidades también era estándar, pero aquellos que buscaban una experiencia de conducción algo menos deportiva podían elegir una automática de cuatro velocidades. Los asientos de cuero y el control de tracción fueron opciones disponibles.

Con el modelo de 1998, el BMW Z3 se hizo más fácilmente adaptable a las inclemencias del tiempo, gracias a la introducción de un techo convertible y en 1999, llegó el cupé Z3. Equipado solo con el motor de 2.8 litros, el diseño hatchback le agregaba rigidez y versatilidad adicionales al cuerpo, pero su extraña trasera no fue del gusto de todos,  provocaba carcajadas de disgusto y desconcierto entre aquellos que sentían que estaba borrando la bella imagen del Z3 original, aunque hoy en día su valor de venta ha subido respecto al roadster, por su menor producción.

Te puede interesar: BMW 503 el coupe que no apreció el público

Galería de fotos del BMW Z3


0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.