Nacer en Turín,  centro de la construcción de automóviles de Italia,  ya era un buen inicio para llegar a ser diseñador de automóviles. Y cuando realizó sus estudios en la Scuola Allievi Fiat, fundada y patrocinada por Giovanni Agneli, patrón de Fiat, ya estaba claro hacia dónde iba a encaminar sus pasos el diseñador del BMW Glas GT 3000, Pietro Frua, uno de los principales constructores y diseñadores de automóviles italianos durante los años cincuenta y sesenta.

Tras pasar una temporada en Fiat, Frua montó su propio estudio de diseño, en el cuál llegó a diseñar para la empresa Maserati el coupé A6G/54, y el Mistral , lo que supuso un gran impulso a su carrera como diseñador.

En 1963 Frua comenzó a colaborar con la empresa alemana Glas, para la que diseño el Glas Gt Coupé y el Cabriolet, unos automóviles claras reminiscencias del diseño italiano de la época, más parecidos a los Alfa Romeo, Fiat o Maserati que a los automóviles que se fabricaban en Alemania.

Tras la compra de la empresa Glas, Pietro Frua presento distintas propuestas de diseño a BMW para ampliar su gama de vehículos, pero con poco éxito, ya que en Munich estaban centrados en aquel momento en el desarrollo del 3.0 CS. Además sus modelos no encajaban en las directrices de diseño de la empresa, pese a su elegante estampa, con un diseño similar al de un Maserati Ghibli o un Iso Grifo, y clara influencia del trabajo de Giorgetto Giugiaro, quién también colaboró en BMW en el diseño de vehículos .

Entre estas propuestas que nunca llegaron a producción se encuentra el Glas 3000 V8 carroza con el diseño de Frua, presentado en distintas ferias del automóvil, incluyendo Frankfurt y París en 1967, el Salón de Ginebra en 1968 y, finalmente, Barcelona en el año 1969. El vehículo se presentó en distintos colores para mostrar su increíble diseño: Azul claro metalizado en París y rojo en Barcelona.

El vehículo del que partía este prototipo era el Glas V8, un coupé  diseñado por Frua que  se presentó por primera vez en septiembre de 1965 en el Salón del Automóvil de Frankfurt, donde recibió el apodo de  “Glaserati” debido a su diseño, similar a los  Maseratis contemporáneos.

En febrero de 1966, Glas ofrecía una versión mejorada del mismo con un  motor de 2.982 cc, que no era si no una unión de los dos motores del modelo de 1.489cc que ya vendía la empresa, y que ofrecía  una potencia máxima de unos 160 CV que le permitían alcanzar los 200 km/h según los datos de la empresa, que según una prueba realizada por la revista de motor Auto Motor und Sport se quedaban en 193Km/h. Tras la compra de Glas por BMW, al contrario que a su hermano pequeño el Glas GT, no se le añadió la parrilla de riñones a su frontal.

Hoy en día, debido a su exclusividad, el BMW-Glas 3000 V8 de Pietro Frua puede alcanzar en el mercado un precio cercano a los 300.000 €.

Glas en el que sebasó Pietro Frua para realizar el concept BMW Glas 300 V8


0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.